Archive for the Històries de Fumats Category

The Berserker

Posted in Històries de Fumats on Octubre 27, 2008 by pastelen

Los berserker eran guerreros vikingos que combatían semidesnudos, cubiertos de pieles. Entraban en combate en trance, poseídos por el odio, insensibles al dolor, y llegaban a morder sus escudos y a echar espuma por la boca (se ha dicho que padecían de epilepsia). Se lanzaban al combate con furia ciega, incluso sin armadura ni protección alguna; hasta se dio el caso de que se lanzaban al agua antes de tiempo de un drakkar y se ahogaban en el agua sin que nada se pudiera hacer. Su sola presencia atemorizaba a sus enemigos e incluso a sus compañeros de batalla.

Se cree que su resistencia e indiferencia al dolor provenían del consumo de hongos alucinógenos (psilocybe cubensis), o por la ingesta de pan o cerveza contaminados por cornezuelo del centeno, con alto contenido en compuestos del ácido lisérgico, precursor del LSD.

Los vikingos consumían cerveza con beleño negro, planta alucinógena de la familia de las solanáceas. Es posible que consumieran dichas cervezas para entrar en combate. El beleño produce una sensación de gran ligereza, parece que uno pierde peso y se siente tan ingrávido que acaba creyendo que se eleva por los aires. Como la belladona, causa furia y violencia, no raramente acompañadas de carcajadas delirantes; los alcaloides de esta planta son altamente tóxicos y pueden ocasionar el coma o la muerte.

En cierto modo, la religión de estos grandes guerreros también les influenciaba a tener una gran furia en combate. Sus dioses, todos ellos guerreros, exigían – para alcanzar el más puro de los paraísos a su alcance – tener la muerte más noble en la batalla. Para las grandes y antiguas batallas, esperaban una noche en la que la aurora boreal apareciese, señal de que las valkirias descendían del Valhalla en busca de aquellos guerreros valerosos que daban su vida por la muerte; sólo los más fieros lo conseguirían.

Su muerte era una fiesta, no un conjunto de penas: el guerrero era conducido a una gran barcaza de madera en la cual iniciaría el viaje al Valhalla. Se dejaba llevar corriente río abajo, mientras la barca ardía. Muchas esposas de estos guerreros se introducÍan vivas en esas barcas y atravesaban su pecho con una espada, para poder alcanzar así la misma suerte que sus maridos.

Numerosas son las historias de estos guerreros, muchas más son aún sobre su posible fin, o de su supervivencia actual. Se dice que esta estirpe de nobles guerreros fueron excomulgados y despatriados, y que desaparecieron con los años.

Llegaron a componer una guardia personal (no más de una docena) al servicio de varios reyes vikingos. Fueron marginados por la sociedad por considerárseles locos, y una leyenda que recorría los países nórdicos contaba que se convertían en hombres lobo, lo que motivó que se les temiera más y se les recluyera, ya en la cristiandad, por considerarlos poseídos por el diablo.

Se los menciona en el libro “Angus, el primer guerrero“, del escritor brasileño Orlando Paes Filho.

Wikipedia